miércoles, 10 de diciembre de 2014

Maratón Cabberty Málaga 2014


Viaje

En torno a las 11.30 de la mañana, abandonábamos Chiclana el señor Kike "Pansekito" y servidor rumbo a tierras malagueñas. El viaje no estuvo exento de cachondeo, peajes y buenos momentos. Se nos hizo más rápido de lo esperado.



Llegada al hotel y recogida de dorsal

Por fin llegó el día donde, valga el término taurino, tomé la alternativa como runner. La ciudad de Málaga nos recibía el Sábado 06, con un viento fresco a la vez que molesto como le comenté al señor Kike "Pansekito"(grande manager, muy grande). Dejamos nuestras pertenencias en el Hotel Ibis de la Avda Velázquez para, poco después, ir a almorzar a un lugar cercano finalizando nuestra tarde con la recogida del dorsal en el Palacio de los Deportes Martín Carpena (situado a no más de 10 minutos del hotel)


En unos años a este paso me quedan bien
Recién recogido mi dorsal
Posando con la camiseta y el dorsal

Martín Carpena






Vuelta al hotel para descansar

Decidimos volver al hotel para descansar del viaje y salir a la noche a cenar para ver a nuestros amigos Nacho(Señor Llénser) y Diana(de nuevo,gracias por venir, muy grande los dos) Los nervios ya hacían su acto de presencia, la cabeza no paraba de pensar, no podía dormir ni siquiera un ratito, era imposible...salimos luego a cenar para ver a nuestra pareja amiga y vuelta a nuestro particular "cuartel general" a velar armas para el gran día


Día D

El día comenzó en torno a las 5 de la mañana(aunque poco más de las 4 ya estaba en la cama dando vueltas) decidí despertarme para dejarlo todo bien previsto. En torno a las 6 bajamos a desayunar, donde, en la cafetería, ya se respiraba nervios, ambiente de carrera, estrategias a seguir, experiencias vividas...conversaciones ajenas que no puedes evitar oír y acrecentaban mis nervios. Subimos para la habitación para cojer ya mis geles las gafas y demás despidiéndome de "Pansekito"(con el señor Llénser y Diana quedamos en vernos después de la carrera)

Me dirijo a la parada del bus y allí me encuentro a los pocos minutos de llegar con Pepe(un hombre de Ubrique muy simpático que también se estrenaba en la distancia) fuimos charlando con risas y anécdotas en el bus hasta la Alameda para, posteriormente, seguir hasta minutos antes de la carrera. También en ese viaje de bus, estuvimos con un Dominicano llamado Guillermo-un placer conocerte campeón- que al igual que Pepe y yo, también hacía su bautismo en esto de la Maratón.

Comienzo de carrera

Tenía claro que tenía que salir tranquilo con la sensación de poder ir a mucho más. La salida, algo accidentada hasta los 300/400 mts tuve que ir al trote completando mi primer km en unos discretos 4.48. Pero tras la cuesta que estaba justo después del km inaugural, cabeza fría a marcar velocidad de crucero e ir tomando posiciones más acordes a lo que tenía pensado.
Máxima concentración

Foto tomada por Guillermo Peña antes de empezar



Llegamos al km 10. Sigo fresco marcando buenos tiempos, sabiendo gestionar mi pelea con el viento(hubo momentos en los que fue tedioso) y mis fuerzas. Voy muy cómodo, de caja apenas superaba las 160 ppm en definitiva, cabeza muy fría y carrera a ritmo progresivo.

Tomando geles
Tras el paso por el km 14, observando el pulsómetro, veo que todo sigue igual que mis opciones de estar en torno a las 3 horas están intactas y que sigo yendo perfecto,incluso, mejor que al paso por el 10000. Me decido a subir la intensidad de manera gradual

Nos plantamos en el ecuador de la carrera, mi ritmo ha aumentado, mis pulsaciones también pero mi mente sigue calculando fríamente y mis piernas van como un reloj(el viento sigue aumentando su intensidad)

Km 28: Marco un tiempo de 2 h 00 m 38 seg. Quedan 14,195 mts. Sigo estando bien, perfecto con mis opciones intactas así que nada a seguir toca...

Km 33: De buenas a primeras me quedo sin fuerzas, el viento, ese cruel enemigo del corredor que nos estuvo azotando durante prácticamente toda la carrera y que había podido combatir hasta ese momento, me estaba noqueando, empiezo a ver como gente que iba por detrás empieza a pasarme psicologicamente, fueron unos kms muy duros(hasta el 38 tuve momentos de sufrir de lo lindo)

Mi mente me decía que para adelante, que yo podía rehacerme, que el combate no había acabado y que tenía que superar esos momentos. Al hándicap del viento y el cansancio, había que añadirles uan cuantas cuestas nada despreciables a la altura de Ciudad Jardín que hicieron estragos en muchos. Decido no cebarme, regular fuerzas y volver a encontrar sensaciones.

Km 38: Me vengo arriba pero sabiendo que me quedan 4 kms y aún hay que guardar fuerzas. Empiezo a adelantar corredores algunos de los que me habían pasado, me empecé a crecer de nuevo, estaba de nuevo en carrera y de la mejor de las maneras.

Km 41: Entre el público escucho 3 voces diciendo "Vamos Juan" a lo que respondo con un grito de rabia y adrenalina "Vamos!!" tras ello me decido a apretar el ritmo para llegar en la mejor posición posible(como anécdota alguien del público al querer adelantar a 3 atletas en una curva le oí decir "dejar pasar a Juan que no veas como va") me tocó el orgullo quería llegar fuerte al final para que Málaga fuera testigo de una llegada digna que me dejara más que satisfecho

Km 42,195??: Lo pongo entre interrogaciones porque finalmente me salió 42.900 mts(que se equivoque mi pulsómetro, puede pasar pero que con todas las personas que llegaban a la meta decían lo mismo que había más distancia de la cuenta) con todo y con eso celebré mi llegada como se merecía logré un tiempo de 3h09m12seg gran tiempo para las circunstancias de carrera que tuvimos. Quedé satisfecho pero sabiendo que se puede mejorar siempre.

Tras la llegada a meta, fotos, entrega de medalla y felicitaciones de mis amigos(siempre os estaré agradecidos) Una vez que cojo el móvil, mensajes de mi mujer(gracias por apoyarme en estas locuras y sentirte orgullosa de mí) y de mi familia(felicitaciones y muestras de orgullo por todos lados)

Foto de mi llegada a meta



Con dos grandes Pansekito & Llénser. Llénser&Pansekito

Ahora tras unos días andando como Chiquito de la Calzada, mi cabeza empieza a hervir con nuevos retos a medio y largo plazo. Mientras tanto toca descanso forzoso ya vendrán pronto nuevas batallas con el asfalto. Filípides te gané y puedo volver a hacerlo.